puertodetazacorte@gmail.com

domingo, 10 de junio de 2012

On 10:13 by FE GO RE in    No comments

Todos admiramos a los políticos que son consecuentes, que llevan a la práctica, lo que dicen y creen. Inclusive nos entusiasma ver cómo son fieles a sus principios e ideas. Pero ocurre, en ocasiones, que las personas que dicen creer en algo concreto a la hora de actuar hacen justo todo lo contrario. ¡Todo sea por arañar votos! 

Fueron muchos  los ciudadanos que, en su momento, confiaron en la postura que, desde del grupo municipal de Los Llanos de Aridane, PP- PSOE, mantenían en referencia a revocar las licencias concedidas para la instalación de las dos plantas de asfalto en el polígono industrial del Callejón de la Gata. Con el paso de un tiempo prudencial, analizando declaraciones y actuaciones, puedo afirmar, sin tener temor a equivocarme que el refranero español es muy sabio, "donde dije digo, digo Diego". ¿Hasta cuándo van a continuar jugando con la gente, usando la demagogia y el doble discurso?. 

Partiendo de la base que, a priori, me muestro reacio a los pactos contra natura y siendo consciente de que, nuestro sistema electoral, no es de tipo mayoritario y que, por tanto, más veces de las deseadas por la ciudadanía, en las diferentes parcelas, el interés político hace extraños compañeros de cama, he de señalar que, las ansias de poder de nuestros políticos nos conducen a la formación de gobiernos inestables. 

No puedo comprender, sinceramente, el comportamiento político que, hasta la fecha, está desarrollando el PSOE llanense, por una simple razón, si realmente discreparan, en esta cuestión,  con su socio de gobierno, en definitiva, en un tema de vital importancia y trascendencia municipal, no seguirían en el grupo de gobierno ya que, “tanta culpa tiene el que mata la vaca como el que le sujeta la pata”. 

Podemos aceptar que el PSOE nos sermonee, presente una moción para “lavarse las manos” como Poncio Pilatos o intente quedar, inclusive, bien ante la opinión pública, pero si los gestos y la práctica diaria no van en sintonía de las cuestiones que nos afectan, va a ser difícil, muy difícil, que todo ello acabe siendo más que meras palabras. Bien intencionadas, sí se quiere, pero al fin y al cabo, sólo son meras palabras. 

Hay comportamientos políticos que son indefendibles y que se convierten en inmolación para quienes, tratando de defenderlos recurren a argumentos toscos o directamente falsos. Las buenas formas y el respeto es algo que no debemos perder de vista, máxime en los tiempos que corren, donde los ciudadanos esperan que trabajemos para buscar una solución y no para seguir creando problemas. Dicen que el imperio romano terminó de caer por una plaga de mosquitos. Y es que no hay que desdeñar ningún asunto o como diría el refrán "no hay enemigo pequeño". La problemática de las Plantas de Asfalto, en el municipio llanense, no es precisamente menor, por mucho que se empeñe la alcaldesa, Noelia García Leal, en minimizar el impacto del mismo. Es un escándalo y de los gordos.

Hoy ya no basta justificar una política en las mayorías ciudadanas, no basta con la clásica legitimidad de origen de los gobiernos democráticos, resumida en la prueba aritmética de la gobernabilidad. Los errores políticos los cometemos todos. La diferencia está en cómo sacar la patita del barro. La alcaldesa, Noelia García, ha optado por seguir metiéndola hasta el fondo en perfecta comunión y baile mortal con el partido socialista. Allá ella. Muchos se lo hemos avisado, pero por lo que se ve, la experiencia de otros  no sirve para sí misma. Ya se sabe, nadie escarmienta en cabeza ajena.

Las tornas han cambiado, el grano ajeno es una grave enfermedad, y la gangrena propia es un pequeño prurito sin importancia. Es lo que tiene la coherencia y el latiguillo del "y tú más". Las Plantas de Asfalto, sin duda, van hacer “mucha pupa” a este gobierno, que precisamente no pasa por sus mejores momentos, puede terminar de machacar la ya de por sí pobre popularidad de un alcaldesa que no se ha ganado, precisamente, adeptos en este primer año de legislatura.

Necesitamos a muchos Émile Zola para hacer regresar la cordura, la justicia, el honor y la ética al grupo de gobierno llanense. Cuando estos políticos cumplan con sus deberes,  nos demuestran que hay algo más que una simple unión nominal, como ciudadanos estaremos a la misma altura y, tal vez entonces, se podrán dedicar a aconsejarnos sobre lo que debemos hacer, pero mientras, sólo me queda decir gritando: ¡basta ya, señores políticos!

Jafet Barreto es presidente de Alternativa XXI

0 comentarios:

Publicar un comentario

LOS ADMINISTRADORES DEL BLOG SE RESERVAN EL DERECHO DE NO PUBLICAR LOS COMENTARIOS ENVIADOS A ESTE BLOG DONDE SE NOMBREN A PERSONAS YA SEAN FÍSICAS O YA FALLECIDAS Y QUE NO VAYAN ACOMPAÑADOS POR EL NOMBRE ORIGINAL DE QUIEN ESCRIBE Y ENVÍA DICHO COMENTARIO. Y TAMBIEN LA ADMINISTRACION DE ESTE BLOG NO SE HACE RESPONSABLE DE LAS OPINIONES NI AFIRMACIONES QUE LOS USUARIOS LIBREMENTE EXPONGAN EN SUS COMENTARIOS, QUIENES SERÁN LOS ÚNICOS RESPONSABLES DEL CONTENIDO DE LOS MISMOS. AQUÍ SE PRETENDE DAR UN ESPACIO A LA CRÍTICA SOCIAL HACIENDO LEGÍTIMO USO DE LA LIBERTAD Y DEL DERECHO A LA INFORMACIÓN QUE RECOGE Y PROTEGE LA CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA, Y BRINDAR A LOS LECTORES UN ESPACIO DE OPINIÓN.